Stéphane Mallarmé

París, 1842 – Valvins, 1898

Considerado uno de los grandes maestros del Simbolismo, Stéphane Mallarmé, que figuró en el grupo de quienes Verlaine catalogaría como Poetas malditos en 1884, fue un gran referente estético en la escena cultural francesa de finales del siglo XIX, donde influyó en los pintores impresionistas y en quienes, siguiendo a Baudelaire, se entusiasmaron por la música de Wagner.


Su obra poética, voluntariamente difícil y oscura, ha sido en la literatura moderna, a la vez piedra de escándalo y modelo de perfección. Publicó Herodías (Hérodiade, 1864), La siesta de un fauno (L’après-midi d’un faune, 1865), Los dioses antiguos (Les Dieux antiques, 1879), Álbum de versos y prosa (Album de vers et de prose, 1887), Páginas (Pages, 1891), Divagaciones (Divagations, 1897), Una jugada de dados jamás abolirá el azar (Un coup de dés jamais n’abolira le hasard, 1897).


Un coup de dés, que apareció por primera vez en la revista Cosmopolis, llegó a España en 1919, en la traducción que Rafael Cansinos Assens publicó en Cervantes. Es una obra universalmente reconocida como precedente de la moderna intercomunicación de las artes.

Libros:

@Editorial Ya lo dijo Casimiro Parker

liberando poesía desde 2008